Qué es el reglamento CPR y a quién afecta.

El CPR (Construction Product Regulation, según sus siglas en inglés) es un reglamento emitido por la Unión Europea con el objetivo de regular los productos empleados para la construcción. La UE, con el ánimo de mejorar la seguridad en los edificios, ha creado un sistema de clasificación de los materiales utilizados en la construcción, en relación con su comportamiento frente al fuego. Este reglamento es común para toda Europa y no sólo incluye edificios, sino también obras de ingeniería civil.

comprar cable eléctrico CPR

La preocupación de las instituciones por la protección de las personas frente al fuego es plenamente compartida por Cables RCT (proveedor de manguera eléctrica de Bricoelige) y la industria del cable en general. Por este motivo, se han desarrollado cables con baja emisión de humos y gases tóxicos. Las disposiciones CPR se aplican a los cables de energía, de telecomunicaciones, de datos y de control. Estos cables ofrecen más margen de tiempo para realizar una evacuación en caso de incendio, y son menos dañinos para los equipos de protección, facilitando las labores de rescate.

El CPR, con su nuevo sistema de clasificación de productos y las exigencias de control de calidad que conlleva, es un gran paso para la mejora de las prestaciones de los cables y su nivel de seguridad.

El reglamento CPR y su objetivo.

Para el cableado existen diferentes legislaciones en los ámbitos europeos y nacionales que conllevan niveles de seguridad diferentes. Este reglamento CPR introduce nuevos criterios de clasificación y clases comunes, llamadas euroclases, para toda la UE. Estas euroclases han creado un lenguaje y un sistema de clasificación, certificación y evaluación de los productos para la construcción comunes para todos los países miembros.

En cuanto al comportamiento frente al fuego, las euroclases permiten establecer patrones comunes para realizar comparativas de evaluación en condiciones equivalentes, garantizando la veracidad de la información sobre los productos sometidos al CPR.

Características que deben cumplir los cables CPR.

A los cables les afectan solamente las especificaciones de seguridad en caso de incendio (reacción y resistencia al fuego) y sustancias peligrosas (emisión y contenido), quedando el resto de características técnicas definidas en las normas habituales.

La reacción frente al fuego de un cable tiene tres aspectos importantes. En primer lugar, la contribución a la propagación del fuego por el calor emitido en la propia combustión del cable y por el desprendimiento de partículas incandescentes. En segundo lugar, la cantidad y transparencia de los humos emitidos. Por último, la acidez de los gases desprendidos.

La CPR contempla por lo tanto 7 nuevas clases (desde la A a la F), donde A supone el máximo nivel de reacción frente al fuego (producto no combustible) y F el menor nivel de reacción, que no supera ni la propagación de la llama. De esta clasificación, B, C, D y E serán las clases usadas principalmente para el cableado eléctrico.

Clases reglamento CPR

Los cables clasificados como B1,B2 y C son los que ofrecen las máximas prestaciones frente al fuego, ofreciendo la máxima seguridad para personas y equipos. Los cables pertenecientes a clases D y E presentan un nivel de seguridad más básico.

En cuanto a la resistencia al fuego, cuanta mayor resistencia tiene un cable eléctrico más fácil será mantener en funcionamiento los servicios de emergencia y por tanto, permitir la evacuación del lugar.

En último lugar, la declaración de sustancias peligrosas, emisión y contenido de las mismas, indica qué componentes y en qué cantidad son emitidos por los cables en condiciones normales de utilización. El objetivo de ésta es proteger el medio ambiente.

¿A quién afecta la aplicación del CPR?

El reglamento es de obligado cumplimiento directo por todos los agentes sociales implicados: administración, fabricantes, distribuidores, instaladores e ingenierías, usuarios finales y las autoridades competentes de los estados miembros de la UE.

Los fabricantes y distribuidores están obligados a fabricar y comercializar los productos de acuerdo con los estándares indicados en el CPR. Además, los fabricantes deben hacer una “Declaración de Prestaciones” (con siglas “DdP” o “DoP” en inglés), acreditando que el producto cumple con las prestaciones obligadas por el CPR para una determinada euroclase. Los productos deben ser marcados con etiquetas que recojan esta clasificación.

Las autoridades competentes de cada país miembro son responsables de determinar las condiciones que han de cumplir los materiales en cada territorio nacional. Se deben fijar los niveles de seguridad que deben cumplirse en función del tipo de construcción o instalación, y verificar que los productos instalados cumplen con los requisitos correspondientes.

Los instaladores, ingenierías y usuarios finales están obligados a seleccionar los productos que cumplan con los requisitos establecidos por las autoridades nacionales. Aunque, los importadores previamente han tenido la obligación de asegurar que ponen a disposición del mercado productos que cumplen con los requisitos del CPR.

 

Cuando eliges productos de Bricoelige, tienes la garantía de que compras cables que cumplen íntegramente con los requerimientos establecidos en la normativa CPR. Visita nuestro amplio catálogo en manguera eléctrica normal y manguera libre de halógenos de diferentes conductores.

___________________________________________________________________________________________________

Deja un comentario