Ventajas de los dimmers reguladores de luz.

Un regulador de Luz o lo que es lo mismo, un «dimmer», es un aparato eléctrico que permite regular la intensidad de luz de uno o varios puntos de luz, ya sea manualmente o de de manera remota. Su función es regular el nivel de luz que ofrece una bombilla o cualquier luminaria, que a su vez esté adaptada para regulación.

Hoy queremos mostrarte por qué es tan beneficioso el uso de los reguladores de luz en las viviendas o establecimientos de trabajo.

¿Cuáles son las ventajas de los reguladores de luz?

ventajas reguladores de luz

Pues bien, los mecanismos reguladores de luz nos ayudan a tener el ambiente lumínico deseado en cada momento, lo que es una gran ventaja. Y es que no siempre queremos que en la misma estancia haya la misma intensidad de luz, dependiendo del momento del día buscaremos un ambiente u otro.

A la hora de mejorar la eficiencia energética de tu hogar o centro de trabajo, uno de los elementos que más puede ayudar en este sentido son los los dimmer. Por ello, otra de las grandes ventajas es que ayudan a ahorrar energía, ya que en los momentos que se utilice una intensidad de luz más baja, estaremos consumiendo menos. Lo que se traduce en un ahorro en el consumo de energía y a su vez en la factura de la luz.

Además, fomentan el ahorro alargando la vida útil de las lámparas o bombillas controladas por un dimmer. Éstas duran más porque no trabajan siempre a plena intensidad y supone un menor desgaste del dispositivo.

Regular un punto de luz cada vez es más demandado.

Y tiene una alta demanda no sólo desde un punto de vista de ahorro energético, sino también desde un punto de vista de comodidad. Y es que se puede dar un plus de confort a una estancia haciendo un pequeño gesto como es adaptar la luz a cada momento.

Existen diferentes alternativas para realizar una regulación de luces. En el mercado existen varios tipos de dimmers, los cuales tienen una larga historia de desarrollo y perfeccionamiento. Los primeros modelos que se sacaron al mercado eran muy deficientes, ya que dispersaban la mayor parte de potencia en forma de calor y eran bastante grandes.

Los dimmers de última generación son bastante complejos, y algunos de ellos pueden no solamente ajustar la intensidad de la iluminación, sino también realizar otras funciones como: apagar la luz (temporizador), controlar la luz a distancia, modificar la tonalidad de la luz, etc.

Aunque la función de atenuación la soportan muchos tipos de lámparas, la mayor eficiencia se consigue cuando se combina un dimmer con tecnología LED.

Es muy importante saber que no todos los dimmers y luminarias son compatibles, depende del «driver» (controlador de circuito) que utiliza la bombilla LED. Los fabricante de iluminación indican ya sea en el propio producto, en la caja o el manual si soporta la función de regulación o no.

Tipos de reguladores de luz:

Giratorios. El ajuste de intensidad se realiza mediante rotación de una «ruletita» incorporada en el mecanismo. Diferentes fabricantes de mecanismos eléctricos incorporan en sus catálogos reguladores de este tipo, como por ejemplo el de la serie Niessen Zenit, Niessen Sky, Legrand Niloé… La mayoría de estos reguladores giratorios permiten apagar las luces sin necesidad de girar, sólo con presionar la tecla como si fuera un interruptor normal y corriente. De esta manera se conservarán los últimos ajustes.

De pulsación. Su manejo se realiza mediante la pulsación de teclas de una manera continuada hasta conseguir la intensidad deseada. Este es el caso de los reguladores de BTicino, como la serie Livinglight o la gama  Axolute.

Táctiles. Los reguladores de este tipo cuentan con superficies táctiles que permiten la regulación de las bombillas deslizando el dedo por la tecla. Un ejemplo sería el interruptor regulable de la serie Simon 100, cuenta con 7 leds que indican el nivel de la luz que hay en la sala. Este indicador lumínico te informa antes, durante y después del encendido y del nivel de regulación de luz.

Con mando a distancia. Ofrece la posibilidad de encender o apagar una luz y regular su intensidad sin que uno se tenga que mover del sofá o la cama.

Wi-Fi. La última generación de mecanismos cada vez apuesta más por integrar el IoT en su tecnología interna, ofreciendo al usuario la opción de manejar los mecanismos del hogar a través de una App móvil y donde quiere que esté. Este sería el caso de los mecanismos Simon 100 iO y de la novedosa gama Valena Next with Netatmo de Legrand. Esta serie cuenta con un interruptor de iluminación conectado que te ofrece la posibilidad de controlar la luz de forma local o a distancia.

De pastilla. Estas pastillas de regulación pueden colocarse en cualquier instalación y son compatibles con cualquier serie de mecanismos. Deben ser controladas a través de uno o más pulsadores, y soportan cargas universales, como LED (regulables), halógenas, lámparas de bajo consumo o incandescentes.

 

¡Descubre todas las opciones de regulación que te ofrece el catálogo de Bricoelige y pásate al ahorro!

 

.

Deja un comentario